viernes, 22 de noviembre de 2013



Primero estaba el mar (Tomás González)



Que éste es un país de contrastes, sí. Que en éste país hay cinco o más naciones compartiendo territorio, también. En fin, todo para decir que las condiciones y circunstancias que se encierran en nuestras fronteras son tan variadas y disímiles que, a mi modo de ver, somos afortunados al poder interactuar, congeniar, trabajar, estudiar y vivir en ese panorama diverso de costumbres, genios, comidas, etc.

Es eso, pero de un modo trágico, y no por ello menos bello, que el autor nos retrata a través de la aventura de una pareja “paisa”, todos los pormenores de la odisea en la que se embarcan por alcanzar un sueño de vida, sin tener en cuenta que nuestras fronteras internas encierran mundos tan distintos y contienen más cambios que los mismos hitos internacionales.


Millenium (Stieg Larsson)




No salgo del asombro al comprobar cómo, no sólo en Latinoamérica, África y Oriente Medio, la violencia se ensaña contra las mujeres, es doloroso hacer frente a los elevados índices de abusos de género y más aún a la impunidad que campea en ese terreno.

Obra difícil de soltar, inquietante, misteriosa, llena de giros, y poseedora de una meticulosa prosa, que a través de una ingeniosa investigación, va dejando al descubierto las pistas para resolverlo.  

El análisis de cada uno de los personajes es tan impresionante y profundo, que uno termina introduciéndose en sus cabezas, de tal forma que las decisiones tomadas por unos y otros se aprecian como naturales y comprensibles. La obra es un rompecabezas en donde todo encaja, en donde toda conversación o situación tiene su razón de ser en la trama.

La historia continua y el universo Salander se torna cada vez más real, en los tomos 2 y 3 de Millenium (que para mí son sólo uno), la credibilidad de los personajes así como sus historias no decae, la crueldad y la injusticia del mundo en el que gira la novela asombra más y más; y del mismo modo, el oasis de justicia parece perdido.

Gran enseñanza deja la lucha por la verdad y por el restablecimiento de los derechos de la población vulnerable, ya que esa batalla continua y debe continuar incansablemente, dando ejemplo de perseverancia en la protección de lo que se tiene, en el no dejarse pisotear por nada ni por nadie y en el valor del amor y la amistad.

La sensación de vacío que queda al terminar la historia, es creada por la veracidad de los personajes, en especial Lisbeth, a quien uno empieza a extrañar, no más terminada la última página de la obra. Que falta le va a hacer al universo literario la temprana partida de Larsson, sus personajes, sus historias y sus puntos de vista críticos, directos y contundentes.
El hipnotista (Lars Kepler)



Interesante forma de adentrarse en la sociedad sueca, esa que por décadas se nos ha pintado como utópica e idílica, esa en la que no pasa nada, esa en la que la creíamos que la mordedura de un perro era la principal noticia del día.

Leyendo atentamente cada capítulo de éste libro, he de decir que el mal es connatural con la esencia humana, que no por tener una economía boyante o unos servicios que funcionan como un relojito, nos salvamos de los vejámenes y abusos de que es capaz el ser humano. No salgo del asombro ante tanta arbitrariedad, ante tanta violencia contra la mujer y contra la infancia; definitivamente es muy triste constatar que ni en las sociedades más desarrolladas, estos seres están protegidos de los atentados en contra de su dignidad, cuerpo y mente. Me apena constatar que en ningún lugar del mundo mujeres y niños están a salvo.

Y ni que hablar de la enfermedad mundial de la burocracia y la carencia de sentido común de tantas personas, quienes por encima de los derechos de los otros, ponen su dichoso formato, su dichosa constancia o su dichosa acta. Aquellos que aún con la verdad al frente, se atreven a desconocerla porque no viene con el lleno de los requisitos exigidos, y que convierten los mismos en barreras infranqueables, puestas con el único fin de desgastar al ciudadano hasta hacerlo desistir, por cansancio, de su reclamación  justa.

El libro es entretenido, ágil y tiene un buen ritmo, con excepción del largo capítulo en que se devuelve una década y que a mi modo de ver le quita la cadencia con que se venía desarrollando, el final un poco "Hollywoodense", pero que no alcanza a empañar la buena trama que presenta.

martes, 18 de septiembre de 2012

El viejo y el mar.


El viejo y el mar (Ernest Heminway)
Comprendí el por qué, éste texto es lectura casi obligatoria en nuestros años adolescentes, comprendí que no hay mejor manera de adentrarse en la magia de las letras, en el mundo que se nos va descubriendo frase a frase, página a página, que con este estilo puro y sencillo a la vez, que nos recrea Hemingway.
 El universo literario, como el universo mismo, es infinito, es inagotable, y en esta obra se crea de una escena tan sencilla como lo es relatar una jornada de pesca de un viejo lobo de mar, una épica batalla entre el hombre y la naturaleza, entre la dignidad humana y las penurias que la aquejan, entre el vigor interno que nos mantiene jóvenes y el inexorable paso de los años, que nos va empujando hacia el anunciado y sabido fin.
 La odisea que se nos recrea es triste y vital a la vez, es paciente y osada, es como la vida misma, llena de altibajos y de instantáneas, que se convierten indudablemente en nuestro diario vivir.  
 Cómo se disfruta de un libro cuando no se adivina la acción a seguir en el siguiente párrafo, cuando el siguiente giro de la historia no se advierte, y una vez leído sorprende hasta el punto de obligarnos a hacer un alto y preguntarnos, cómo lo hacen, cómo lo logran.
 Relato vital que nos lleva, no sólo a lo profundo de un océano, sino que nos remonta también a ese enorme mar que es el comportamiento humano, para revelarnos su fuerza, tenacidad,  voluntad, y su eterna lucha por dominar la grandeza y el poderío de la naturaleza. 
 Fragmento memorable.
 "Algunos pescadores más jóvenes, los que utilizaban boyas para los sedales y tenían botes a motor, comprados cuando los hígados de tiburón se pagaban a buen precio, lo llamaban el mar, en masculino. Y hablaban de él como un rival, o un lugar, o incluso un enemigo. Pero el viejo siempre se refería a él en femenino y como algo que concedía o rehusaba grandes favores y que si hacía cosas malvadas y violentas era por que no podía evitarlo. La luna le afectaba igual que a las mujeres, pensó".


El imperio eres tu



EL IMPERIO ERES TU (Javier Moro)

Siempre me había preguntado, por qué en nuestra Latinoamérica existe un intruso gigante tan diferente a nosotros, por qué no compartimos su idiosincrasia y lengua, por qué la apariencia física de sus habitantes dista tanto de la de aquellos nativos de territorios cruzados por Los Andes, por qué su música parece que sólo de escuchara y bailara dentro de sus fronteras, en fin, la lectura de éste libro con una narración exquisita nos va llevando poco a poco a responder todos esos interrogantes y muchos más.

Debo confesar que ignoraba por completo la existencia y profunda injerencia de un régimen monárquico en nuestro hermano Brasilero, y que en ése hecho residen muchas de las diferencias que hoy en día, más que separarnos nos complementan y nos causan admiración y orgullo.

A diferencia de lo acontecido con las colonias españolas, en donde fuimos gobernados por mandos medios que no se compadecían de su sed de riqueza y devastación, soportada en una supremacía sólo creída por ellos mismos, a Brasil llegó, huyendo de los Ejércitos Napoleónicos, el mismísimo monarca con su familia y su corte. Por lo que es fácil concluir que una cosa es un virrey mandado a administrar y dar cuentas de su territorio, y otra muy distinta es que el mismo soberano llegue a habitar la colonia, invirtiendo en ella, aplicando políticas económicas, fomentando cultivos,  dotándola de arte y cultura para él y los suyos.

Tal vez sea por eso que a lo largo del siglo XIX, mientras las colonias españolas daban a la par gritos de independencia con saltos al vacío, el Reino Brasilero, cimentado en la unidad, crecía y crecía, teniendo como límites, por el norte el Rio Amazonas, por el sur el Rio de La Plata, por el oriente el Océano Atlántico y por el occidente, al no haber un límite natural que frenara su crecimiento  se encargaron de penetrar y penetrar, “corriendo la cerca” en la medida en que los países transandinos no hacían presencia en dichos terrenos, pasándose por la faja el Tratado de Tordecillas y sus documentos posteriores.

El mensaje de unidad y grandeza inyectado a los brasileros por sus monarcas y emperadores, estaba totalmente conectado con la visión que de ese gigante tenían ellos y su pueblo, y es esa misma coherencia la que dota a Brasil del presente que hoy disfruta y que sin lugar a dudas le augura un futuro prometedor, tan amplio como su territorio mismo.

martes, 11 de septiembre de 2012

Fabulosas narraciones por historias.



FABULOSAS NARRACIONES POR HISTORIAS. (Antonio Orejudo)

Que osado es reflejar de esa manera tan descarnada a grandes hitos de la literatura, que  temerario es bajar del pedestal a esas figuras casi intocables que han vivido en nuestros estantes por años y años; raya en la imprudencia no sólo esa desmitificación de grandes íconos, sino la puesta en escena de sus más bajos instintos y pasiones; pero como divierte hasta el punto de la hilaridad, el verlos babeando, conspirando, intrigando, amenazando, maldiciendo, gagueando, en fin, siendo humanos.   
En qué momento se juntan la realidad y la ficción en esta obra, no importa. Sólo se goza hasta el punto de creer lo que uno quiere y asumir como ciertos los hechos que uno desea; eso a mi modo de ver es el gran logro del autor, motivarnos a pensar que nuestro mundo real, es lo que nosotros creemos que es, es decir, cada cual se crea el mundo en su cabeza y lo vive a su modo, con sus mentiras y verdades.
Es una obra tan bien hecha y tan bien narrada, que nunca me imagine disfrutar de momentos bajos de lujuria, de abusos sexuales, de escatológicas competencias juveniles, de comerciales de productos íntimos y hasta del canibalismo; es increíble como se puede encarrilar la mente hasta encontrar la belleza en una narración de estos hechos, con las palabras correctas puestas en los lugares perfectos.
En fin, uno debe vivir y gozar las mentiras que uno mismo se crea, hasta el punto de convertirlas en su historia, en parte de su vida.

Fragmento memorable.
Me miró incrédulo con el cuchillo hundido media hoja en el esófago, se levantó y caminó tambaleándose por toda la habitación, como si buscara una salida a su muerte segura. Medi cuenta de la barbaridad que acababa de cometer. Dr Moore, para un ignorante como yo es muy dificil describir con palabras el infinito amor que se apoderó de mi corazón en ese momento. Corrí llonando a abrazarle y le desclavé el cuchillo como un inbécil, queriendo reparar lo que ya no tenía remedio. Un chorro de sangra roja, casi negra, sutió con fuerza. Y entonces tuve la idea. De todas las posibilidades, esta que relataré era la que más se acercaba a lo que en verdad hubiera querido, es decir, lo más parecido a devolverle la vida. lo que hice le parecera cruel, Dr Moore; pero si lo piensa despacio se dará cuenta de que sólo me movía el amor más puro y de que fue este inefable sentimiento el que me dio las fuerzas y el coraje necesarios para llevarlo a cabo. Le miré por última vez como a un hombre. Sus intentos eran inútiles: como el cuchillo le había roto la tráquea y rasgado las cuerdas vocales, sus espasmos sólo coseguían  aumentar la hemorragia, y lo único que hacía era unas muecas horrible, pero sonido, ninguno. Su agonía fue terrible. No perdió la consciencia. En todo momento supo que se estaba desangrando y que iba a morir lentamente. A mis ojos, su dolor y sus sufrimiento no hicieron sino anadirle belleza a su cuerpo y hermosura a su rostro. Dr Moore, no se puede usted imaginar la cantidad de sangre que cabe en un hombre adulto. Salía como el chorro de La Cibeles y lo manchaba todo: las paredes, los muebles, mi cuerpo, mi cara, su cabello, su rostro. Corrí por un caldero y aún pude recoger una cierta cantidad, que removí para que no se echará a perder, lo cual, dicho sea de paso, hubiera sido un sacrilegio. Para que la sangre no se estropee, además de removerla con un palo, hay que mezclarla con un poco de agua, una pizca de sal y una cebolla.



domingo, 26 de agosto de 2012

TODO SE DESMORONA (Chinua Achebe)




TODO SE DESMORONA (Chinua Achebe)

Todo se desmorona


He de confesar que nunca había tenido en mis manos un libro de este autor, así como tampoco me había dado la oportunidad de adentrarme en el continente negro y sus historias, y he de decir que este primer acercamiento fue maravilloso, sobretodo al encontrar gran similitud entre el pensamiento existente entre las tribus africanas y nuestros antepasados indoamericanos.

En que momento el hombre moderno se creyó el cuento de ser la máxima expresión de la naturaleza, y que por lo tanto podía abusar de ella sin siquiera detenerse a reflexionar  en su cuidado y protección. Por qué siempre que usufructuamos algo que nos es dado en abundancia, o algo que disfrutamos sin mayor inversión, nos creemos con patente de corso para abusar de dicho recurso, y olvidamos que los mismos son para el disfrute de la humanidad presente y la venidera?

En que momento el egoismo hacia el planeta se apoderó de nuestros cuerpos y mentes, y nos tiene hoy, en una carrera contra el tiempo para recuperar lo irrecupereble y tratar de extenderle la vida a los pocos reursos que dejamos.

Chinua Achebe nos remonta al interior de las tribus africanas, relatando con sencillez, pero sin sacrificar nada de belleza ni contundencia, el día a día de sus clanes, sus ceremonias, sus costumbres, rituales y dioses, en los que salta al primer plano el respeto por sus creencias, y el agradecimiento hacia la naturaleza como proveedora de absolutamente todo lo que les rodea.  

Con la llegada del hombre blanco, cargado de costumbres, enfermedades, sed de riqueza y sobretodo, dotado de esa superioridad por nadie otorgada, la colisión es grande, cómo no podía ser otro el resultado de intentar a la fuerza, desterrar cultos y costumbres de un tajo; y es ahí en donde se encuentra la magia del relato, en esa lucha entre unas tribus totalmente entregadas a la lógica que les brindaba su vida diaria, contra el afán de dominio, poder y subyugación que traían sus colonizadores.

Es tan exquisito el relato que nos lleva a vivenciar el interior más íntimo de ese África tan desconocido e inexpugnable que nos han ensenado y que sin duda es tan cercano como nuesras raíces mismas.